shape-logo-bg-2_1

El cultivo de marihuana es un proceso delicado puesto que la aparición de enfermedades como el mildiu, el pulgón, el moho y las plagas, entre otras muchas causas, pueden provocar la ruina de la cosecha. Aunque la mayoría de las veces no son difíciles de solucionar, la detección precoz de las mismas ahorra tanto tiempo como esfuerzo y dinero al cultivador. Sin embargo, en esas ocasiones en las que la prevención no es suficiente, los cultivos de marihuana se ven inevitablemente afectados por diferentes patógenos. Es importante entonces recordar que, siempre que sea posible, es recomendable recurrir a los insecticidas naturales o bien a los pesticidas químicos. Cuanto menos invasivo sea el tratamiento, mejor será la calidad del producto final.

Tal y como nos esforzamos por hacer saber a todos los cannabicultores, la mejor manera para prevenir las enfermedades en plantas de marihuana de interior es manteniendo una buena higiene y una limpieza exhaustiva de los sistemas de cultivo, así como instalando un correcto sistema de aireación. Sin el cumplimiento riguroso de estas premisas, es probable que nuestras plantas no gocen de buena salud y, en consecuencia, no muestren todo su potencial en cuanto a rendimiento se refiere.

Los productos más demandados de nuestro catálogo son aquellos que se aplican antes de la aparición de las plagas. Si has optado por un cultivo orgánico, aquí tienes una relación de los insecticidas y los fungicidas ecológicos más solicitados a través de nuestra web: Propolix es un producto natural con efectividad contrastada por sus propiedades bactericidas, fungicidas además de por sus propiedades cicatrizantes. Align Insecticida natural, a base de aceite de Neem, es una solución muy efectiva contra el pulgón, la mosca blanca, los ácaros, la araña roja o los nemátodos. Cordalene es el mejor remedio natural para el control de larvas. Samaritano 500 ml (hidrolato de lavanda) es un insecticida 100% ecológico que además de proteger las plantas de las plagas y de los hongos, es muy eficaz como repelente de insectos.

No podemos dejar de mencionar uno de los métodos más clásicos, más efectivos y más sencillos en la erradicación de bichos: las trampas. Se trata de unas láminas pegajosas que atraen a los insectos voladores y rastreros, para luego atraparlos y acabar con ellos.